El sindicato CC.OO. denuncia que los profesionales de la Unidad Central de Radiodiagnóstico (UCR) del Sermas se quedarán sin EPI porque «gastan mucho». La Consejería de Sanidad de Madrid asegura que no se ha realizado ninguna prueba radiológica sin la protección adecuada, pero no se pronuncia sobre si seguirá entregando estos equipos a los profesionales.

Comisiones Obreras alerta de que los trabajadores de la Unidad Central de Radiodiagnóstico (UCR) no tienen suficientes EPI. La denuncia se ha hecho pública después de que el pasado domingo, día 19 de abril de 2020, la dirección de la Unidad Central de Radiodiagnóstico informara a sus trabajadores de que estaban gastando mucho material de protección y que «de momento no les iban a servir más».

El radiodiagnóstico es clave

Desde el sindicato se recuerda que los técnicos de radiodiagnóstico son un «servicio vital» en la crisis sanitaria por COVID-19. Tienen un «papel fundamental» porque realizan placas y tac de tórax a los pacientes que, en muchas ocasiones, sirve para diagnosticar el virus SARS-Cov-2.

Por ello, apunta que la UCR es un servicio público y sus trabajadores también lo son. Y que al mismo tiempo, este servicio está sujeto al de prevención. Califica el aviso de la dirección como «una temeridad en cuanto a la salud pública» y recuerda que «quienes van a sufrir las consecuencias de la falta de material son los propios ciudadanos».

Como solución a este problema, el sindicato propone que el material proporcionado a los trabajadores de la UCR sea controlado por la dirección de los hospitales y puedan depender del «estocaje de los hospitales y no el de la UCR». Además, recuerda que los técnicos de radiodiagnóstico están en contacto directo con el paciente, que ocupan la primera línea de la lucha contra la pandemia y que, por ello, los EPI son «indispensables para evitar contagios y la expansión de la enfermedad».

Foco de contagio

La COVID-19 es una enfermedad que afecta especialmente a los pulmones, y en numerosas ocasiones los pacientes precisan de un respirador mecánico, por lo que no pueden moverse de la cama y son los técnicos quienes van a ellos con las máquinas portátiles. Es decir, que suele ser un único técnico el que se traslada para realizar la placa. Pero no siempre. Según el peso y tamaño de la máquina, a veces se necesitan dos personas.

Este sistema de trabajo exige que los trabajadores se cambien de EPI y desinfecten la máquina, puesto que se mueven de la UCI a planta continuamente, y de un paciente a otro. Si no está todo debidamente esterilizado, el riesgo de contagio a un enfermo sin virus, es alto.

La Consejería de Sanidad asegura que «no se ha realizado ninguna prueba radiológica sin la protección adecuada, por lo que no se han incumplido los protocolos establecidos». Sobre la denuncia de la falta de material de protección para los técnicos de radiodiagnóstico, no se ha pronunciado.

Intento aprender siempre de lo que leo, veo y escucho. Prestar atención a los problemas de las personas y contarlo de la mejor forma posible es mi objetivo como profesional. Mi otra pasión es el cine.

Deja un comentario