Las terrazas de los negocios hosteleros de Majadahonda (Madrid) podrán duplicar su superficie gracias a una autorización especial del ayuntamiento del municipio para favorecer la actividad hostelera durante la fase uno de desescalada, que este lunes 25 de mayo de 2020 se empieza a aplicar a la ciudad y al resto de la Comunidad de Madrid.

Además, el gobierno municipal preparó un decreto que ampliará el horario de montaje de las terrazas. Gracias a ello, los hosteleros de Majadahonda tendrán la posibilidad de montar sus terrazas a partir de las nueve de la mañana, con el fin permitir que puedan ofrecer desayunos.

Otras ayudas

José Luis Álvarez Ustarroz, alcalde del consistorio, destaca la firme intención del  gobierno municipal de «ayudar a la reactivación y dinamización de la economía local». En ese sentido, también recuerda la bajadas de impuestos, la eliminación de tasas y otras medidas fiscales tomadas en los últimos meses para favorecer a sus ciudadanos.

Durante el presente año no se pagará la tasa de terrazas, al menos mientras no haya actividad, y se rebajará a la mitad el próximo ejercicio. Por otro lado, el edil ha recordado el fondo económico que ha sido previsto por el consistorio de cara a ayudar al sector. Con él, comerciantes y hosteleros podrán adaptar sus negocios a las necesidades que han ido surgiendo a raíz de la crisis sanitaria de la COVID-19

Los hosteleros podrán solicitar la ampliación para la superficie de sus terrazas de dos formas alternativas. Por un lado, existe la posibilidad de hacer la solicitud de manera telemática a través de la web municipal, a la que se puede acceder aquí. Por otro, es posible hacer esta demanda presencialmente en el propio consistorio.

Con esta medida, el Ayuntamiento de Majadahonda se une a los distintos consistorios y entidades de la región que tratan de apoyar al sector hostelero. Este es uno de lo grandes perjudicados de la crisis, dado que ha tenido que paralizarse completamente durante el confinamiento. Además, encuentra serias dificultades para su retorno a la normalidad, especialmente en lo concerniente a aforos.

Habito entre la información y el arte, como el niño que baila entre la filosofía y la poesía. Creo en el compromiso, pero no en los dogmas, y más que la verdad, busco las perspectivas, aunque siempre trato de recopilarlas de forma fiel y rigurosa. Dicen que hay un tal Zule que publica con mi voz, pero yo creo que simplemente somos dos jugadores de un mismo juego: el que cree en la palabra y su poder transformador, así como en la responsabilidad de usarla honradamente.

Deja un comentario