La OIT pide controles y medidas para evitar un segundo cese productivo

La OIT plantea directrices para establecer controles y medidas ante la COVID-19 que aseguren la salud de los trabajadores y eviten un segundo cese productivo

0
69

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) advierte de que podría producirse una segunda ola de propagación del virus si no se garantiza la seguridad laboral de los trabajadores que se reincorporen a sus funciones, por lo que pide medidas y evaluaciones de riesgos de cara a evitar un segundo cese productivo.

Por ello, la OIT insta a los gobiernos a adoptar medidas que nazcan del diálogo entre organizaciones de empresarios y de trabajadores.

Directrices

No se puede reiniciar la actividad sin que los empleadores hagan evaluaciones de riesgo ante la COVID-19 en sus centros. Estas deben de efectuarse antes y después del reinicio de la actividad.

En base a ellas, hay que aplicar medidas de control adecuadas a cada sector y cada lugar de trabajo. Estas medidas tienen que velar por minimizar el riesgo de los trabajadores de exponerse a la COVID-19, y se enmarcan en estas directrices:

  • La reducida interacción física entre todas las personas participantes en los procesos productivos. También el mantenimiento de las distancias de seguridad.
  • Aumento de la ventilación en el lugar de trabajo y la limpieza periódica de los espacios. El suministro de facilidades para el lavado de manos y la higienización.
  • La entrega gratuita de equipos de protección individual dividual a los trabajadores.
  • Aislamiento de las posibles personas contagiadas y análisis de quienes pudieran estar en contacto con ellas.
  • Apoyo psicológico al personal.
  • Ofrecer formación sobre salud y seguridad en el trabajo

Atención especial

Las medidas deben de adaptarse especialmente a las necesidades específicas de los trabajadores que trabajan en primera línea frente a la pandemia, que la componen los trabajadores sanitarios, la alimentación minorista y los servicios de limpieza.

Además, la OIT subraya las necesidades de los trabajadores y empresas más vulnerables. Resalta la situación de la economía informal (en negro), los migrantes y las trabajadoras domésticas.

Estos operarios necesitan equipos de protección y formación sobre formas de trabajo seguras. También el acceso a servicios públicos sanitarios y la provisión de medios de subsistencia alternativos.

«Ante un brote de una enfermedad infecciosa, la forma en que protejamos a nuestros trabajadores determinará claramente el grado de seguridad de nuestras comunidades y la resiliencia de nuestras empresas», declara Guy Ryder, director deneral de la OIT. La salud es imprescindible para los trabajadores, y que ellos estén sanos es indispensable para las empresas, dado que solo así se evitará un segundo cese productivo.

Habito entre la información y el arte, como el niño que baila entre la filosofía y la poesía. Creo en el compromiso, pero no en los dogmas, y más que la verdad, busco las perspectivas, aunque siempre trato de recopilarlas de forma fiel y rigurosa. Dicen que hay un tal Zule que publica con mi voz, pero yo creo que simplemente somos dos jugadores de un mismo juego: el que cree en la palabra y su poder transformador, así como en la responsabilidad de usarla honradamente.

Deja un comentario