Los albergues de la red Xanascat serán habilitados por la Consejería de Asuntos Sociales de la Generalitat de Cataluña para alojar a niños cuyos familiares hayan sido contagiados por COVID-19. Esta acogida se efectuará cuando sus padres tengan que ser hospitalizados o aislados.

Los niños y adolescentes acogidos deberán tener entre tres y dieciocho años. Además, serán atendidos las veinticuatro horas del día por personal cualificado. En cambio, para los menores de tres años se buscará una familia que los atienda en su propio domicilio.

Como consecuencia de la crisis sanitaria por coronavirus, algunos adultos no se pueden hacer cargo de sus hijos al quedar hospitalizados y, en casos más graves, aislados durante varios días e incluso semanas.

Ante tal situación, el área social de los hospitales y los servicios sociales analizaron la posibilidad de que dichos niños quedarán al cuidado de algún otro familiar. Pero no siempre es posible. Por ello, las autoridades están implementando estas medidas para evitar una situación de desamparo involuntario.

Para los mayores de tres años buscarán lugares en los que se les pueda ofrecer un espacio de ocio, con compañía y afecto, y disfrutar de actividades culturales y educativas. Así pues, los infantes podrán pasar este tiempo de la forma más amena posible, hasta que algún familiar se haga cargo de ellos. En su cuenta de Twitter, Xanascat ha compartido fotos de cómo serán algunas de las instalaciones.

Las estancias funcionarán con unos horarios, una alimentación y unas actividades similares a las escuelas de verano. Además, se tendrá en cuenta las particularidades de la actual coyuntura, por lo que se habilitarán diferentes vías de comunicación telemática, a fin de que los menores puedan estar en contacto con sus familiares. En cuanto a la enseñanza, se dispondrá de espacios de repaso escolar y actividades lectivas para suplir el cierre de las escuelas. 

Por otro lado, a los menores de tres años que precisen hogares temporales se les asignarán familias acreditadas por el Instituto Catalán de la Acogida y la Adopción (ICAA). En primer lugar, se optará por las de urgencia y diagnóstico y, posteriormente, por las que figuren en lista de espera, o bien que ya tengan un hijo acogido pero puedan hacerse cargo de otro. En este último caso, se pretende proporcionar a los bebés, según el Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia de la Generalitat: «un entorno familiar acogedor, que pueda suplir temporalmente las necesidades de cuidado, alimentación y afecto mientras dure la circunstancia que imposibilita a los cuidadores de estos niños poder hacerse cargo de ellos».

Aunque Cataluña ha comenzado a habilitar los albergues para unos y buscar familias de acogida para los más pequeños, el amparo de los niños por parte de otras familias también se está realizando en el resto de España. Concretamente, en Málaga, tres niños fueron aceptados por Lola y Pedro, un matrimonio con amplia experiencia en estas labores. La cuidadora habitual de los tres menores fue hospitalizada de urgencia en la UCI, por lo que ellos decidieron hacerse cargo de los tres hermanos.

Intento aprender siempre de lo que leo, veo y escucho. Prestar atención a los problemas de las personas y contarlo de la mejor forma posible es mi objetivo como profesional. Mi otra pasión es el cine.

Deja un comentario