‘Aprendemos en casa’ es un nuevo programa que, desde el lunes 23 de marzo, el Ministerio de Educación ha puesto en marcha junto a Radio Televisión Española (RTVE) .

Debido al cese de los colegios por el estado de alarma, desde el Ministerio han creado esta iniciativa para facilitar el aprendizaje de los más pequeños durante la cuarentena.

El proyecto, dirigido a alumnos y alumnas de 6 a 16 años, es una programación especial de cinco horas diarias de contenidos educativos. Se emitirá durante las mañanas, de lunes a viernes, en los canales de Clan TV y La 2.

«Una forma de crear rutina»

Aunque la mayoría de centros educativos están proporcionando material y actividades en línea para el alumnado, «la televisión puede ser una buena iniciativa para seguir aprendiendo en estos días complicados que estamos viviendo», ha asegurado la ministra Isabel Celaá.

Es el caso de Noemí Ojeda, madre de dos niñas de 4 y 9 años. Aunque les han mandado tareas en el colegio, asegura que sin tener un horario es difícil seguir una rutina; «el programa me parece una idea estupenda, nos ayuda un poco a organizarnos con el tema de las tareas», opina.

«Tener un profesor explicando es mejor que si se lo explicamos nosotros. Además, al emitirse por televisión, en un canal infantil, parece que resulta más llamativo», confiesa.

Sin embargo, Noemí cree que empezar este programa con matemáticas quizás no ha sido lo más acertado, porque «a mi hija mayor le gustan, pero lo habitual es que no gusten demasiado, y creo que se podría enganchar a más peques si se empezara por algo más ameno».

También reivindica que, al no estipularse clases para la educación infantil, su hija de cuatro años «se pone celosa porque también quiere ver sus clases en la tv». «De todas formas, vamos a seguir con las siguientes clases, porque, en general nos ha gustado mucho», asegura.

«Una herramienta para que los niños se motiven»

Carme Gasull, por su parte, está emocionada con una iniciativa que, considera, hace grande a la televisión pública. «Mi hijo Pau, de 7 años, no ha dejado de mirar la pantalla y escribir números», confiesa. «Concretamente, hemos visto la primera franja del programa, de 6 a 8 años, muy apropiada y amena. ¡Ha pasado la hora volando!», nos cuenta.

Por otro lado, Liliana y Azahara son madre y tía de una niña de 8 años. «Llevaba una semana sentándome con la pequeña a estudiar, pero se aburría y no me prestaba atención”, explica Liliana. En cambio, el programa parece haber conseguido «que los crios se motiven y estén ese ratito sentados haciendo sus tareas y aprendiendo», asegura.

‘Aprendemos en casa’, una iniciativa del Ministerio de Educación

Azahara, además de ser tía de la pequeña, también es profesora, por lo que este programa le parece «una herramienta genial para concienciar a los peques de que no están de vacaciones, sino que tenemos que trabajar desde casa».

Sin embargo, cree que la iniciativa debería ser más didáctica: «Los profesores van muy rápido y el lenguaje es de difícil comprensión para las mentes de los peques». Además, las clases están enfocadas para poder pararlas como si fuera un vídeo de YouTube, por lo que «los niños pueden llegar a frustrarse si no van igual de rápido».

Una solución que ha propuesto el profesor Carlos Moreno es la incorporación de nuevas metodologías. «Se podría utilizar aprendizaje por proyectos, gamificación… y no exclusivamente clases magistrales» confiesa.

Igualmente, defiende que este tipo de contenido debería ser permanente en televisión: «Creo que un medio público debería dedicar tiempo a la etapa obligatoria. Pero tendría que programarse por las tardes, como refuerzo del currículo obligatorio y que pueda ser realizado por docentes en activo».

Parrilla de programación

‘Aprendemos en casa’ es una programación especial que ofrecerá contenidos educativos durante cinco horas diarias de lunes a viernes. Se ocupará de las asignaturas de Matemáticas, Ciencias Sociales, Educación Artística y/o Educación Física, Lengua e idiomas y Ciencias Naturales.

Parrilla de programación

Además de incluir estos contenidos relacionados con las áreas de conocimiento, desde el Ministerio también se han comprometido a trabajar las competencias emocionales para hacer más ameno el proceso educativo.

«Cada bloque temático incluirá contenidos que refuercen la actividad física, la lectura, los valores solidarios, la educación emocional o que estimulen la curiosidad», han asegurado.

Mi madre nunca me lo ha confesado, pero yo estoy segura de que la primera palabra que pronuncié siendo bebé fue « ¿Por qué? » Años más tarde, en el colegio, los profesores me apodaron la niña de las tres preguntas y, desde entonces, tuve bastante claro que lo mío era la comunicación.

1 Comentario

Deja un comentario