Desde que el pasado jueves la Comunidad de Madrid decidiera habilitar ‘hoteles, residencias y pabellones’ para tratar de paliar la pandemia del Coronavirus, muchas han sido las quejas que ha habido en torno a las zonas que todavía están sin utilizar de algunos hospitales de Madrid.

La torre 4 del Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes es una de las incógnitas del momento. Esta zona lleva inhabilitada desde la creación del hospital en 2007 y, aunque a lo largo de estos años se esperaba poder abrirla y acondicionarla, todavía sigue estando vacía, a pesar de las repetidas promesas del gobierno regional.

“La torre 4 está vacía. Desde la CM saben que es necesario abrirla pero a día de hoy nos dicen que no hay presupuesto para acometer ponerla en funcionamiento”, cuenta África Díaz, del sindicato CSIF.

La torre 4 del Infanta Sofía

“Cuando el jueves, en la reunión con el consejero de Sanidad, nos dijeron que tenían intención de habilitar camas en hoteles y también opción de abrir pabellones en el Ifema, creímos que era primordial reivindicar que todavía hay espacios pendientes de abrir tanto en la sanidad pública como en la privada”, explica Mariano Martín, portavoz de CC.OO. Sanidad Madrid.

Una de las torres del Hospital Infanta Sofía está cerrada y sin utilizar desde que se inauguró
Una de las torres del Hospital Infanta Sofía está cerrada y sin utilizar desde que se inauguró

“Pero no solo ocurre en el hospital Infanta Sofía… en el Hospital del Tajo, en el Hospital de la Princesa o en el Hospital Santa Cristina, todavía hay zonas que tendrían que estar habilitadas desde hace tiempo. Considero que es primordial que primero se habiliten e incluso se doblen camas en esos sitios”, asegura Martín.

CC.OO. pide que se abran las instalaciones cerradas antes de llevar a los enfermos a hoteles

La queja de Mariano, así como de muchos profesionales relacionados con el sector salud, es que “si se están metiendo camas en las salas de espera de los hospitales, ¿cómo no se van a poder meter camas en la Torre 4 del Hospital Infanta Sofía?”.

Además, “si se supone que las obras para habilitar la Torre 4 ya empezaron hace tiempo, como nos han dicho en varias ocasiones, con un esfuerzo mayor, seguro que se consigue habilitar la zona en apenas unos días”, explica Mariano, haciendo alusión al hospital construido en menos de dos semanas en China.

Precariedad en el sector de la salud

La pasada crisis económica no solo afectó a la habilitación de los hospitales. Desde entonces la Sanidad madrileña también ha perdido 3000 puestos de trabajo y ha visto cómo 2500 camas se cerraban. Y todo esto se ha visto acrecentado con la llegada del Covid-19 al país, saturando hospitales y creando un pánico generalizado.

Desde CC.OO. llevan más de dos semanas exigiendo que se utilicen las camas que hay en los hospitales privados (donde cuentan con más de 6000 unidades) y que se medicalicen las camas de las residencias de personas mayores: “Así no hay que mover al paciente de la residencia al hospital, pueden ser atendidos directamente en las residencias y ayudamos a que no se colapsen los hospitales”, explica Mariano.

Otra prioridad desde los sindicatos es conseguir que se dote de Equipos de Protección Individual (EPIS) a todos los profesionales, no solo a los sanitarios. “Guardias de seguridad, personal de limpieza… A todas esas personas, hasta hace unos días, no se les ha estado proporcionando EPIS, por lo que toda la contención que se estaba consiguiendo por un lado, por otro lado no servía de nada…”, continúa explicando el portavoz de CC.OO.

Ante esta queja, este viernes ha llegado un tráiler al hospital madrileño Gregorio Marañón con más de 130 000 EPIS proporcionados por el Ministerio de Sanidad. Además, desde el Gobierno están tratando de llegar a un acuerdo con la Embajada China para que, desde este país, también puedan suministrar todos los equipos sanitarios posibles.

«Hay que cuidar la salud de los trabajadores si no queremos tener un problema más grave»

«Se necesita más profesional sanitario»

La Secretaria de Salud Laboral de este mismo sindicato, Rosa Muelas, hace hincapié en la necesidad de velar por la salud de estos trabajadores para que no se cree de forma inminente un problema que tiene una muy dificil solución.

En cuanto a la captación de trabajadores, desde CC.OO. señalan que “las bolsas de trabajo se han agotado. Los propios centros están haciendo llamamientos para contratar a profesionales”.

Sin embargo, denuncian que “hay muchos profesionales que tienen contratos a tiempo parcial, supliendo bajas o como extras, y consideramos que es primordial que primero se les haga un contrato a tiempo completo a ellos, y luego contratar”.

Además, también reclaman la opción de compatibilizar. “Eso significa que si un profesional que trabaja, por poner un ejemplo, dos horas en un centro, y es capaz de compatibilizar ese trabajo con otro, que se le den la posibilidad de hacerlo”. Algo parecido sucede con las más de 200 enfermeras y enfermeros de la CAM que, en un principio, estaban destinados a los colegios y que, tras las medidas adoptadas por el Gobierno en relación al ámbito educativo, “ahora hay que distribuirlos a otros sitios, y muchos todavía no están reubicados”.

Por último, parece ser que todavía hay una gran cantidad de personal sanitario que continúa “realizando cirugías y consultas que no son urgentes. Toda esa actividad hay que suspenderla y dedicarse íntegramente a la hospitalización en urgencias para lograr parar esta epidemia”, sentencia el portavoz de CC.OO.

Sin respuesta de la CM

Puestos en contacto con la Comunidad de Madrid para saber si se van a utilizar estos espacios cerrados, aseguran que toda la información que nos facilitan es la que está en su página web y en el boletín oficial. Consultados ámbos, en ningún momento se hace referencia a estos espacios, ni se aclara si van a ponerse a disposición de los pacientes.

Mi madre nunca me lo ha confesado, pero yo estoy segura de que la primera palabra que pronuncié siendo bebé fue « ¿Por qué? » Años más tarde, en el colegio, los profesores me apodaron la niña de las tres preguntas y, desde entonces, tuve bastante claro que lo mío era la comunicación.

5 Comentarios

Deja un comentario