La Comunidad de Madrid presenta una guía en la que explica las medidas en materia de vivienda puestas en marcha durante la COVID-19, de cara a ayudar a los trabajadores, familias y colectivos vulnerables que requieren apoyo a causa de la grave situación social en la que seguimos inmersos. 

La guía se puede descargar aquí, y da respuesta a las preguntas más frecuentes que suele tener los ciudadanos en materia de vivienda. Plantea y resuelve dinámicamente dudas y cuestiones sobre alquileres, desahucios e hipotecas. 

Las tres grandes medidas

La ciudadanía madrileña dispone de una serie de medidas ofrecidas por las administraciones estatal y regional a raíz de la COVID-19:

  • Moratorias y ayudas para el pago del alquiler, a través de préstamos avalados por la administración.
  • Moratoria para el pago de hipoteca, o la prórroga extraordinaria de los contratos de arrendamiento. 
  • Suspensión de desahucios y lanzamientos hasta que finalice el estado de alarma. 

Ayudas, desahucios y moratorias

Esta semana se ha abierto el plazo para solicitar las ayudas al alquiler de vivienda habitual. Podrán alcanzar hasta los 900 euros y son reclamables hasta el 30 de septiembre. Se conceden por un máximo de seis meses y cubrirán el total del importe del alquiler hasta los 900 euros mensuales. La del pasado mes de abril 2020 es la primera mensualidad reclamable. La ayuda puede solicitarse electrónicamente, en Correos o en un registro (en este último caso, cuando acabe la cuarentena).

Podrán paralizarse los desahucios por el impago del alquiler de la vivienda habitual. Eso sí, siempre que el arrendatario carezca de alternativa habitacional. Se debe a la paralización de los procesos administrativos debida al estado de alarma, y persistirá mientras esté vigente. Ocurre exactamente igual con los lanzamientos.

Otra medida detallada en la guía es la posibilidad de solicitar al arrendador una prórroga extraordinaria, con una duración máxima de seis meses, cuando el contrato de vivienda habitual finalice entre el 2 de abril y los dos meses siguientes al fin del estado de alarma. La prórroga no exime del pago pactado, aunque el arrendador podría acogerse a las medidas anteriores de manera justificada. 

La moratoria para los créditos hipotecarios es accesible para quienes padecen dificultades extraordinarias a consecuencia de la COVID-19. Esta moratoria supone la suspensión de la deuda hipotecaria durante el plazo de tres meses, es decir, permite no pagar las cuotas hipotecarias durante la crisis sanitaria.

Podrás encontrar estas y otras medidas minuciosamente desgranadas en la guía de la Comunidad de Madrid.

Habito entre la información y el arte, como el niño que baila entre la filosofía y la poesía. Creo en el compromiso, pero no en los dogmas, y más que la verdad, busco las perspectivas, aunque siempre trato de recopilarlas de forma fiel y rigurosa. Dicen que hay un tal Zule que publica con mi voz, pero yo creo que simplemente somos dos jugadores de un mismo juego: el que cree en la palabra y su poder transformador, así como en la responsabilidad de usarla honradamente.

Deja un comentario