El Ayuntamiento de Fuenlabrada (Madrid) publica una guía sobre los derechos de los consumidores en estos días extraordinarios de confinamiento. Además, hace cerca de novecientas llamadas diarias para acompañar a las personas que viven en soledad.

El consistorio de Fuenlabrada edita una guía con preguntas frecuentes sobre los derechos de los consumidores durante la actual pandemia de COVID-19 para ayudar y dar una respuesta a los asuntos que puedan preocupar a la población. El documento se reparte en diferentes bloques temáticos: vivienda, suministros básicos y telecomunicaciones, créditos al consumo y línea de crédito avalada por el ICO, cuotas y/o pagos realizados por prestación de servicios, compras, devoluciones de productos y garantías, servicios funerarios y reclamaciones, y mediación por la OMIC de Fuenlabrada.

El consistorio asegura que «la finalidad de esta guía práctica es ofrecer soluciones y respuestas a las cuestiones que se plantean en esta nueva cotidianidad impuesta con medidas extraordinarias para evitar el contagio del virus».

Por otro lado, desde el consistorio se recuerda que, en el documento de la Oficina Municipal de Información al Consumidor, se recomienda a las compañías, las agencias, operadores, consumidores y usuarios «la buena fe en las negociaciones alternativas a la prestación de servicios derivadas de la situación actual provocada por la COVID-19».

La soledad aumenta en Fuenlabrada

Pero otro problema que el consistorio de Fuenlabrada ha detectado es la soledad en la que viven muchos de sus habitantes, la cual ha aumentado con el aislamiento. Por ello, como solución temporal, hace una media de novecientas llamadas diarias para detectar las necesidades de los ciudadanos. En este sentido, la alcaldía afirma que de las personas con las que contacta, «casi la mitad de ellas son personas mayores». Además, añade que su fin es dedicar un poco de tiempo a aquellos «que viven en soledad, para acompañarlos y comprobar su estado físico y anímico».

Por otro lado, el servicio que prestan los profesionales de Bienestar Social también les informa de los pasos que deben seguir para la gestión de servicios de comida, asistencia, atención psicológica o jurídica. La mayoría de personas son usuarias del servicio de ayuda a domicilio que, según el ayuntamiento, «desde que se decretó el estado de alarma prefirieron renunciar al mismo para evitar posibles contagios».

Intento aprender siempre de lo que leo, veo y escucho. Prestar atención a los problemas de las personas y contarlo de la mejor forma posible es mi objetivo como profesional. Mi otra pasión es el cine.

Deja un comentario