Ante la dura realidad que se está viviendo en torno a las residencias de mayores, desde CC.OO. de Madrid han pedido a la Fiscalía que intensifique sus investigaciones y que exija responsabilidades a las empresas culpables.

La situación que padecen las residencias de mayores en la Comunidad Autónoma de Madrid «está alcanzando unos niveles de catástrofe de carácter inhumano», han sido las duras palabras de Jaime Cedrún, secretario general de CC.OO. de Madrid.

Y, aunque el Gobierno de España ha dictado órdenes de intervención, «la intervención está siendo a cuentagotas. Tienen que actuar más deprisa», apunta.

De la misma manera, desde CC.OO. también exigen que se actúe más de prisa en la contratación del personal, pero cambiando las condiciones.

«No pueden seguir esas condiciones de explotación a las que están acostumbradas las residencias privadas. Hay que hacer una oferta donde se garantice la formación, la prevención de riesgos laborales y unas condiciones salariales razonables», explica Cedrún.

«La situación es lamentable. Todos los trabajadores llevamos diciendo por activa y por pasiva que falta personal debido a los casos positivos que ha habido de trabajadores y los aislados por posible positivo», confiesa una trabajadora.

En consecuencia, las plantillas de las residencias se han visto reducidas a menos de la mitad. «Y eso conlleva que la atención que se está dando a los residentes no es la adecuada. Pero es que ni siquiera llegamos a darle esa atención asistencial que ellos necesitan», denuncia.

Por ello, desde el sindicato insisten en que la Fiscalía intervenga deprisa, que investigue y que «las empresas que han hecho posible esta catástrofe paguen las responsabilidades que les corresponden».

Además, están estudiando todas las vías legales, tanto civiles como penales, para poder personarse en toda aquella demanda judicial que se pueda producir.

Mi madre nunca me lo ha confesado, pero yo estoy segura de que la primera palabra que pronuncié siendo bebé fue « ¿Por qué? » Años más tarde, en el colegio, los profesores me apodaron la niña de las tres preguntas y, desde entonces, tuve bastante claro que lo mío era la comunicación.

3 Comentarios

Deja un comentario