Facua se ha puesto en contacto con los consejeros de Salud de las diecisiete comunidades autónomas para reclamarles un plan de inspecciones sobre espectáculos públicos.

La asociación advierte de que este tipo de eventos pueden convertirse en focos de contagio de COVID-19 si no realizan controles para garantizar que se cumplan las medidas de seguridad. Así, el reciente caso del concierto de la banda Taburete en el festival Starlite, que Facua ya ha pedido que sea investigado, pone de relieve la necesidad de que las administraciones públicas vigilen que las empresas organizadoras siguen dichas medidas, respetan la distancia de seguridad entre los asistentes y obligan al uso de mascarilla.

Por ello, indica que el hecho de que los usuarios accedan a un espectáculo con mascarilla no implica que vayan a seguir utilizándola durante el desarrollo del evento, y que la empresa respete el aforo máximo no implica que vayan a guardarse en su interior la distancia de separación adecuada, pudiéndose agolpar en determinados puntos o usando los asientos que consideren.

De igual forma, muchos usuarios se han puesto en contacto con ellos para informarles de que se están encontrando con camareros y personal de hostelería de distintos establecimientos que no respetan las medidas de seguridad, utilizando incorrectamente la mascarilla, y dejando al descubierto en muchos casos nariz y boca, con el riesgo de contagio que puede suponer esta práctica.

La asociación considera imprescindible que se compruebe durante el desarrollo de un espectáculo si tanto la empresa organizadora como los propios asistentes al mismo cumplen con las medidas de seguridad establecidas para evitar contagios, así como el cumplimiento por parte del personal de establecimientos hosteleros. Los responsables de eventos y locales, insisten, deben garantizar que tales medidas se cumplen en todo momento, no sólo a la hora de acceder a las instalaciones.

Por todo ello, insta a las Consejerías de Salud de las diecisiete comunidades autónomas a que elaboren un plan para que se ejecute el mayor número de inspecciones posible y, en caso de detectar incumplimientos de las medidas ante la ausencia de control y supervisión por parte de las empresas, procedan a adoptar sanciones contundentes mediante el cierre del establecimiento o instalaciones durante un número elevado de meses, así como la imposición de multas proporcionales a la gravedad de los hechos.

Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en una publicación para profesionales, me dediqué al mundo de la solidaridad a través de un partido político, ocupándome de la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después me instalé en México. Publiqué en un par de periódicos y en una revista literaria, donde edité poesía. A través de Periodistas en Español comencé a relatar lo que sucedía allí. Tras siete años de estancia en el país azteca, en 2018 regresé a España.

Deja un comentario