El Covid-19 altera la vida en España

La decisión del cierre de los centros escolares durante catorce días ha afectado a todo el mundo, incluidas las empresas que no están relacionadas con el sector.

3
140

El Covid-19 está causando pánico en la sociedad, y no solo por lo que provoca directamente como virus, sino por las decisiones que los gobiernos están tomando con respecto a su prevención. Ha habido todo tipo de reacciones tras la rueda de prensa de la presidenta, el consejero de la Comunidad de Madrid y el ministro de Sanidad, acerca de la suspensión de las clases durante al menos catorce días.

En el aspecto educativo, Sara es una alumna de segundo de bachillerato que en poco más de un mes acababa el curso y en dos y medio tenía la EVAU. “Llevamos todo el curso agobiados, sin parar de estudiar, para que a tan poco tiempo de Selectividad nos quiten las clases. No vamos a poder acabar el temario”, decía.

Paula y Laura son dos alumnas de Periodismo de la UCM a las que solo les queda el Trabajo de Fin de Grado para conseguir el título. Esta semana tenían la primera reunión con sus tutores del TFG para decidir el tema sobre en que tratarán sus proyectos. Como no tendrán clases, no saben cómo se va a desarrollar su situación «ya que si no hablo con mi tutora no puedo empezar, y por lo tanto se me acumularía el trabajo de cara a la fecha de entrega». Otros estudiantes, como Celia, darán las tutorías de su máster por videollamada.

Y por supuesto, el cierre de los centros escolares no solo repercute a los estudiantes, en el caso de los más pequeños, para los padres y madres esta medida también supone un problema. Lucas es un niño de seis años cuyos padres trabajan fuera de casa. Celia, la madre, a veces, si lo organiza con tiempo, puede teletrabajar, pero no como algo habitual. Al recibir la noticia del cierre de colegios, habló a la niñera que lleva cuatro años cuidando del pequeño, para preguntarle si podría hacerlo en los próximos días. Las palabras de Celia han sido: “Nos ha fastidiado mucho esta decisión. Espero tener todo más claro en los próximos días para organizarme, de momento es pánico”.

La decisión sobre la educación en la Comunidad de Madrid no ha afectado solo a centros escolares. La medida ha supuesto temor en empresas de otros ámbitos, que han paralizado procesos de selección e incorporaciones laborales por miedo al contagio. “Me han llamado dos clientes distintos para decirme que las entrevistas que les habíamos concertado para hoy no se van a realizar. Ante esta situación no quieren meter a nadie nuevo”, dice Verónica, directora de una empresa de Recursos Humanos que ha tenido que despedir hoy a una empleada que empezó a trabajar ayer. La consecuencia es que todo va en cadena. Un cliente paraliza un proceso, provocando así que otra empresa tenga menos trabajo, y está perjudicando a otra de la misma manera. Finalmente, todo se paraliza, el nivel de trabajo es menor y, con ello, se necesita menos personal.

Por otro lado, también están las personas con viajes ya comprados que no van a poder realizar. Además de los países que han cancelado la exención de visados a España, están las medidas propias de los españoles para no contagiarse en el extranjero. Ricardo y su novia son un ejemplo de estos casos. Ellos se iban hoy a Roma, y anoche decidieron cancelar el viaje “no por miedo al contagio, sino por miedo a tener que quedarnos allí en cuarentena. Porque eso no cuenta como baja laboral, y al no aparecer durante mucho tiempo en el trabajo, nos despedirían”.

Esta pareja canceló el hotel, perdiendo el dinero, y están esperando la decisión de la aerolínea con la que volaban para saber qué va a pasar. Italia ha anunciado el aislamiento del país, por lo que creen que cancelarán su vuelo, como ya ha hecho la compañía low cost con otros. La aerolínea ha dado facilidades a los viajeros de los vuelos cancelados, permitiéndoles cambiar las fechas o destinos para cuando ellos lo deseen.

Siempre me dicen que “Cuando te empeñas… te empeñas”. Saltando obstáculos para luchar por lo que más quiero: ser una buena periodista. A pesar de los "peros" ajenos, que no son pocos, hay que ser tenaz siempre, hasta el final.

3 Comentarios

  1. Hay que informarse a través de las asociaciones de consumidores de qué derechos se tienen en estos casos, y estar atentos a posibles recomendaciones colectivas contra compañías que quieran aprovechar la situación.

Deja un comentario